in , ,

Ambliopía

Ambliopía
Sinónimo: ojo vago
La ambliopía (del griego ‘ojo débil’) es una disminución de la agudeza visual sin que exista ninguna lesión orgánica que la justifique. Generalmente la afectación es unilateral y se produce como consecuencia de falta de estimulación visual adecuada durante el período crítico de desarrollo visual, lo que afecta a los mecanismos neuronales encargados de la visión. Está presente en un 4% de la población.

 

Es posible que la ambliopía afecte a ambos ojos, si ambos han sufrido un periodo largo de privación visual. Ello puede ocurrir cuando existe catarata congénita que afecte a ambos ojos (opacidad del cristalino presente en el nacimiento que impide la visión). Si se realiza una intervención quirúrgica temprana para eliminar la catarata, el niño podrá alcanzar una buena visión, pero si la intervención es tardía, después de que transcurra el periodo madurativo de desarrollo visual, la cirugía de la catarata no servirá para mejorar la capacidad visual, pues el cerebro no es capaz de procesar los estímulos visuales, por lo que el déficit de visión sería en este último ejemplo imposible de corregir.

En la mayoría de los casos existe un defecto de refracción (miopía, astigmatismo o hipermetropía) asimétrico que no ha sido detectado o corregido en la niñez. Cuando la diferencia de capacidad visual entre ambos ojos es importante, el niño utiliza únicamente el ojo de mayor capacidad, mientras que el contrario acaba por quedar anulado funcionalmente, aunque su estructura física permanezca intacta.

El tratamiento más común consiste en realizar la oclusión, durante períodos controlados, del ojo que tiene buena visión, para estimular las vías neuronales del ojo afectado.

Ambliopía
Dr. Jorge Mobayed Jafar, responsable de Instituto Mobayed de Oftalmología (IMOF) de Hospital Clínica Benidorm.

Etiología

Entre las causas de ambliopía se encuentran:

Estrabismo. En esta enfermedad, la fóvea de un ojo es estimulada por una imagen, y la del otro ojo por una imagen distinta, y se producen, por ello, mecanismos adaptativos que llevan a la supresión de la imagen del ojo desviado, y la consiguiente ambliopía de ese ojo, debido a la interacción binocular anormal.

Privación. Al privarse al cerebro de la visión nítida de las formas, éste “elige” el ojo a través del cual recibe las imágenes más claras y suprime aquéllas que provienen del ojo afectado. Esto ocurre en casos de alteración de la transparencia de los medios oculares (como, por ejemplo, cataratas, opacificaciones corneales y hemorragias en el vítreo).

Ametropía, es decir, la presencia de un vicio refractivo en ambos ojos. La ambliopía es más frecuente en las hipermetropías altas (mayores a 4 dioptrías) o en astigmatismos mayores a 3 dioptrías.

Anisometropía. Cuando el vicio refractivo está presente en un solo ojo o en ambos, pero de diferente magnitud, si no se corrige adecuadamente con anteojos, se producirá ambliopía del ojo que presenta la ametropía mayor, ya que el cerebro preferirá el ojo sano.

Ambliopía

Diagnóstico

Lo efectúa el médico oftalmólogo con la ayuda de un óptico-optometrista con estudios en entrenamiento visual mediante un examen completo de la visión. Es importante hacer este examen en los niños lo más pronto posible, preferentemente antes de los 6 años. Lo fundamental es comprobar la agudeza visual de ambos ojos y establecer la causa de la ambliopía.

Los servicios sanitarios de atención primaria tienen protocolos de manejo y detección precoz de las anomalías visuales en niños que deberían ser capaces de detectar la ambliopía en fases precoces que permitan abordar un tratamiento eficaz en el menor plazo posible.

Niños de 1-2 años

El diagnóstico temprano, una vez descartado cualquier problema refractivo, se realiza mediante:

– la correcta fijación de cada ojo mediante la prueba de Brückner;

– la respuesta correcta de refijación por medio el uso del biprisma de Gracis;

– la observación de la correcta fijación de cada ojo mediante el empleo de pequeños objetos puestos en la mano del examinador, por ejemplo, pequeños pedacitos de papel, y el seguimiento puntual de objetos pequeños que se le enseñan al infante;

– el test de preferencia visual de Teller;

– el test de “dominancia ocular”, que consiste en ocluir un ojo y verificar si no se inquieta el pequeño debido a que no ve bien con el ojo desocluido.

Ambliopía

Niños mayores de 2 años

Además de lo anterior, es necesario el empleo de:

– una cartilla de Lang, para observar si tiene estereopsia;

– una cartilla transparente de Gracis, para observar cómo fija cada uno de los dibujos infantiles que se presentan cada vez de menor tamaño.

Niños mayores de 3 años

En niños cooperadores, aparte de lo anterior, es posible determinar la agudeza visual por medio de:

– el test de Lea para la visión de objetos cercanos;

– los optotipos, para la visión de objetos lejanos.

Niños mayores de 5 años

En chicos cooperadores, es posible la determinación de la agudeza visual con los procedimientos mencionados e intentar la identificación de letras mediante el test de Snellen.

Para la determinación de la agudeza visual y del fenómeno de crowding o “apelotonamiento” en niños con ambliopía estrábica es conveniente determinar la profundidad de este fenómeno mediante el empleo del test de Landolt.

 

Dr. Jorge Mobayed Jafar.
Responsable de Instituto Mobayed de Oftalmología (IMOF) de Hospital Clínica Benidorm

Comentarios

Deja una respuesta

Moderación manual. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0