in ,

Hablemos de la migraña

Hablemos de la migraña

El impacto económico de la migraña

La migraña es considerada la enfermedad neurológica más frecuente en nuestro medio. Según datos de la Sociedad Española de Neurología, esta patología afecta al 12-13% de la población española, con un predominio en el sexo femenino y en pacientes de edad media.

A diferencia de otras enfermedades, los pacientes suelen acudir a su puesto de trabajo presentando la migraña, implicando una disminución de más del 50% en su productividad laboral, lo que se conoce con el término de “presentismo laboral”. A esto se suman los costes directos de la enfermedad que incluyen el gasto económico en tratamientos, diagnóstico, asistencia a centros médicos y hospitalizaciones.

Un estudio publicado en 2017 por un grupo español calculó que el coste total de la migraña por paciente y año ascendía a los 5.041,38 €, llegando a los 12.970,08 € en pacientes con migraña crónica.

Todo esto, junto con el impacto en la calidad de vida del paciente y sus familiares, hacen que la migraña siga siendo una de las principales causas de discapacidad en pacientes en edad laboral.

Hablemos de la migraña

¿Qué es la migraña?

Es un tipo de dolor de cabeza influido por factores genéticos y ambientales: hasta el 45% de los descendientes directos de una persona con migraña estarán afectados por la misma. Están implicadas varias estructuras cerebrales como el hipotálamo, el córtex cerebral, troncoencéfalo, sistema trigeminal y los vasos meníngeos, entre otros.

La migraña suele ser una cefalea unilateral, pulsátil, de intensidad moderada-severa y que empeora con los movimientos. Muchos pacientes presentan molestias con la luz, el sonido, ciertos olores, así como náuseas, vómitos y trastornos gastrointestinales.

Hasta un tercio de los pacientes presentan síntomas neurológicos transitorios que suelen aparecer previo al inicio del dolor como alteraciones visuales (fotopsias, líneas en zig-zag, visión “a través de agua”), dificultad para la expresión del lenguaje, alteraciones sensitivas o motoras.

No solo el dolor puede ser incapacitante: muchos pacientes presentan síntomas hasta 3 días antes de la migraña consistentes en somnolencia y bostezos, dificultad en la concentración, aumento del apetito o apetencia por ciertos alimentos, irritabilidad o tristeza; y también días después, frecuentemente referidos como “la resaca de la migraña”, consistente en mareo, cansancio y nuevamente disminución en la capacidad de concentración.

Importancia del abordaje precoz

La migraña puede cronificarse, definiéndose como la presencia de más de 15 episodios mensuales durante más de 3 meses seguidos, lo que implica una peor respuesta a los tratamientos y un empeoramiento significativo en la calidad de vida.

Se han identificado factores de riesgo para la cronificación de la migraña como el sobrepeso, la obesidad, la automedicación, el retraso en el diagnóstico, el inicio del tratamiento, algunos fármacos como los anticonceptivos orales, la apnea del sueño, el hipotiroidismo y la comorbilidad con otras patologías frecuentes (depresión, ansiedad, trastornos del sueño, dolor crónico, fibromialgia, etc.). Es de especial importancia identificar a los pacientes con estos factores de riesgo para iniciar un tratamiento más agresivo y precoz y evitar la cronificación.

¿Cómo tratar la migraña?

Actualmente, se dispone de un amplio abanico de posibilidades terapéuticas. Se distinguen dos tipos de tratamientos:

  • enfocados a cortar la crisis de migraña, o tratamientos sintomáticos. En este grupo se incluyen los antiinflamatorios no esteroideos, los triptanes, los corticoides y los bloqueos anestésicos de nervios pericraneales;
  • preventivos que pretenden disminuir el número de días de migraña, la duración y la intensidad. Este tipo dispone de fármacos orales, infiltraciones de toxina botulínica (BOTOX ®) y los anticuerpos monoclonales inyectables dirigidos contra el receptor del CGRP (molécula implicada en la fisiopatología de la migraña).

La elección del tipo de fármaco va a depender de las características individuales del paciente, las enfermedades asociadas, el número de días de migraña al mes, el impacto en la calidad de vida y la discapacidad (puede evaluarse a través de diferentes escalas), las características de la migraña, las preferencias del paciente y la respuesta a tratamientos previos. Son imprescindibles asimismo un buen descanso nocturno, una dieta saludable, un estilo de vida ordenado y la realización de ejercicio físico de forma regular.

HLA Vistahermosa
Avda. Denia, 103
+34 965 264 200 / 696 354 290
www.neurologiavistahermosa.com

Deja una respuesta

Moderación manual. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *