Healthy Drinks: ¿moda o realidad?

La coctelería “healthy” [saludable] se plantea no solamente como una tendencia en el mundo de la gastronomía, sino como un must que incluye a todas aquellas personas, amantes de lo foodie, pero que, a su vez, o bien tienen problemas de compatibilidad con el alcohol (mujeres embarazadas, personas que conducen), o simplemente que no les complace beber alcohol, o bien hacen de su alimentación, su bebida y su ocio, una forma de vida, de modo que, cuidando su salud, no la descuidan por salir una noche a tomar una copa con unos amigos cargándola de calorías innecesarias.

Una coctelería sin alcohol y saludable debería tener las siguientes características:

  1. Que sea posible. Es decir que se base en elementos fáciles de conseguir y al alcance de cualquiera.
  2. Que sea factible. No va a requerir técnicas sofisticadas, ni maquinaria complicada ni un conocimiento previo de coctelería.
  3. Que sea atractiva. No va a renunciar al sabor, al picante, a las especias, a lo exótico, a lo sensual…
  4. Que sea saludable. Hoy en día, se conocen:
  • Cócteles “detox” que permiten al organismo una depuración natural en base a antioxidantes (zumo de granada natural, agua de coco, café, jengibre, té, etc.);
  • Cócteles isotónicos que permiten la recuperación del esfuerzo físico o la pérdida de sales;

¡Añadid a cualquier cóctel medio chupito de agua de mar, el zumo de un limón y una cucharadita de miel, y obtendréis la mejor de las bebidas isotónicas!

  • Cócteles funcionales que persiguen un resultado en nuestro organismo, y los hay para ponerse morenos, adelgazar, quemar grasas, etc.

El azúcar es aparentemente el principal enemigo de nuestra salud, sin embargo, muchísimos combinados tendrán que tener sabor dulce para ser agradables a nuestro organismo.

Para equilibrar dulzor con salud, debemos tener en cuenta factores tales como la cantidad de azúcar, su origen (refinado o integral) y el número de calorías que contiene.

Casi todos los azúcares y también los pretendidamente saludables, como el azúcar de coco, el sirope de agave, etc., tienen aproximadamente el mismo número de calorías: unas 400 kcal por 100 g de producto.

Para el caso de azúcares químicos o sintéticos -edulcorantes- debemos tener en cuenta el peligro que para el organismo pueda tener su consumo habitual.

Pero, en cualquier caso, sea cual sea la combinación, textura o momento en que hemos decidido preparar una bebida saludable, no debemos olvidar que el principal motivo de haberla creado es el disfrute, de modo que siempre tiene que tener un equilibrio de sabores, un aspecto agradable y una presentación elegante o divertida. Así que, si has decidido inclinarte por una healthy drink, ¡no olvides de disfrutarla!

Pepe Orts

Comentarios:

Una respuesta a “Healthy Drinks: ¿moda o realidad?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe las últimas novedades y noticias de la revista internacional Impuls PLUS, así como ofertas y promociones de nuestros clientes

Solicitado control OJD Interactiva