in , ,

Hilos tensores

La solución a las arrugas sin cirugía en la Unidad de Cirugía Plástica y Estética Reparadora de Hospital Quirónsalud Alicante

Los hilos tensores, o hilos mágicos, es uno de los tratamientos más eficaces y seguros para rejuvenecer el rostro sin cirugía. Se trata de una técnica que produce un efecto lifting y permite eliminar las arrugas y la flacidez facial.

¡Mejora tu apariencia en una sola sesión!

La inmediatez y naturalidad de los resultados son algunas de las razones por las que se han vuelto tan populares.

¿Qué son los hilos tensores y cuáles son sus beneficios?

Los hilos tensores faciales no producen rechazos ni alergias, están hechos de un material biocompatible con nuestro organismo que reabsorbe a los 6 o 12 meses de su colocación, dependiendo de su grosor y de cada tipo de piel. Además, es un tratamiento que se puede combinar con otros, y los efectos secundarios son prácticamente inexistentes, a excepción de una ligera hinchazón o molestia los días posteriores.

¿Para quién están indicados?

Los hilos tensores están indicados para aquellas personas que presentan los primeros signos de flacidez facial o también como tratamiento preventivo. Se recomienda a personas con flacidez ligera a moderada y tiene un promedio de edad tanto en varones como mujeres de 35 y 70 años. También para aquellas que desean modificar ligeramente la forma de los ojos (foxy eyes).

Tipos de hilos tensores

Existen diversos tipos de hilos tensores según el material con el que están hechos, su duración y los resultados que se busca obtener con ellos.

  • Hilos monofilamento: se utilizan para atenuar arrugas finas, estimular la producción de colágeno y conseguir un efecto reafirmante. Su efecto es visible a la semana de su colocación y dura alrededor de un año.
  • Hilos multifilamento o tornados: son más gruesos y van unidos entre sí, permitiendo otorgar mayor volumen al área facial tratada. El resultado es muy natural y es visible alrededor de 12 meses.
  • Hilos espiculados: integran espículas bidireccionales que permiten aumentar la tracción en la piel y generar mayor tensión en los cutis que presentan flacidez media. Al mismo tiempo promueven la producción de colágeno, y su efecto se alarga año y medio e incluso dos, dependiendo de cada tipo de piel.
  • Hilos de ácido poliláctico. Permiten tratar la flacidez y redefinir el rostro recuperando el volumen perdido con inmediatez. Se trata de un material reabsorbible y su efecto se mantiene más tiempo, proporcionando un resultado completamente natural.

Colocación de los hilos tensores

Las áreas donde se suelen colocar son en el óvalo facial, cejas, patas de gallo y el cuello.

Para su colocación, tras la aplicación de una crema anestésica, se realizan pequeñas incisiones a través de las que se introducen los hilos que se colocan y fijan en el área que deseamos elevar o reafirmar. La colocación de los hilos suele durar entre 30 y 60 minutos. Se trata de una técnica efectiva y segura que proporciona excelentes resultados.

Deja una respuesta

Moderación manual. Tu dirección de correo electrónico no será publicada.