in ,

Inmunoterapia, una de las formas para tratar el cáncer

Inmunoterapia, una de las formas para tratar el cáncer

Uno de cada cuatro pacientes con cáncer que se somete a un tratamiento de inmunoterapia presenta una evolución más efectiva y menos tóxica.

La inmunoterapia sigue teniendo buenos resultados años después de haber entrado en remisión, tal y como afirma el doctor Antonio Brugarolas, Jefe de la Plataforma de Oncología de Quirónsalud Alicante y Torrevieja.

Estudios clínicos realizados en los últimos cinco años han puesto de manifiesto el gran impacto de la inmunoterapia en la supervivencia de los pacientes con cáncer. El método está transformando la vida de muchos pacientes a la vez que abre las puertas a nuevas investigaciones.

Inmunoterapia y tipos de cáncer

En cuanto a qué tipo de cáncer se puede aplicar la inmunoterapia, el doctor Joseba Rebollo, especialista de la Plataforma de Oncología de Quirónsalud Alicante y Torrevieja, explica que aunque puede aplicarse en todo tipo de tumores, son los de cabeza y cuello, de pulmón, de vejiga, de riñón, de mama, melanoma, cáncer de piel, cáncer hepático, linfomas o leucemias los que están presentando mejores resultados en los estudios.

Este beneficio se ha observado en fase metastásica y en muchos casos también en la fase precoz de estos tumores, lo que ha generado una alta expectativa de que pueda ser incorporado fases más tempranas de la enfermedad e incrementar la posibilidad de curación.

¿Cómo funciona la inmunoterapia?

Los fármacos utilizados en la terapia de inmunoterapia se administran por vía intravenosa a lo largo de sesiones repetidas cada dos o tres semanas.

Estos fármacos son los encargados de generar una reacción del sistema inmunológico contra los tumores y permitir la destrucción de éstos, una reacción que en casos de cáncer no se produce de forma natural porque el tumor lo impide.

Además de los fármacos de inmunoterapia comercializados por la industria, se están desarrollando nuevos tratamientos específicos de inmunoterapia que utilizan células del sistema inmunológico del propio paciente para combatir el cáncer.

El doctor Juan José Mata, especialista en Inmunología y responsable de los programas de inmunoterapia celular del cáncer de Quirónsalud Torrevieja, explica que las células del sistema inmune del paciente pueden ser aisladas y manipuladas ex vivo en instalaciones especializadas denominadas “salas blancas”, para reconocer y eliminar específicamente las células tumorales.

Efectos secundarios de la inmunoterapia

En cuanto a los efectos secundarios, la inmunoterapia no provoca la caída del pelo ni genera llagas, si bien a veces puede provocar un síndrome de enfermedad autoinmune. Las manifestaciones clínicas son fáciles de reconocer y tratar, y generalmente se deben interrumpir los tratamientos inmunológicos.

Por otra parte, los tratamientos celulares son mucho más complejos y con frecuencia producen un cuadro febril, pulmonar o neurológico agudo y rápido por liberación de masiva de sustancias inmunológicas, que precisan de tratamientos urgentes especializados.

Aunque la inmunoterapia no es la solución definitiva contra el cáncer, ni se ha demostrado que pueda curar si se administra de forma aislada, el jefe de la Plataforma de Oncología de Quirónsalud Alicante y Torrevieja afirma que sí que aumenta la eficacia de la quimioterapia, contribuye claramente a la curación de muchos cánceres e indudablemente mejora la calidad de vida de los pacientes. Lo que es verdaderamente imprescindible es un enfoque multidisciplinar en los tratamientos oncológicos y que comprendamos que una sola especialidad no cubre todo el procedimiento, sino que los diferentes departamentos deben trabajar con un paciente de forma simultánea y permanente, colaborando entre sí.

Comentarios

Deja una respuesta

Moderación manual. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0