La cirugía de cataratas, vuelve a verlo cristalino

Ver galería
3 Fotos
La cirugía de cataratas, vuelve a verlo cristalino

La cirugía de cataratas, vuelve a verlo cristalino

La cirugía de cataratas, vuelve a verlo cristalino

El glaucoma, la enfermedad silenciosa que no avisa

Tanto las cataratas como el glaucoma pueden formar parte del proceso natural de envejecimiento. Muchas personas mayores de 60 años pueden padecer ambas enfermedades. Pero ambas enfermedades no están relacionadas pero son patologías graves que pueden provocar la pérdida de la visión. Sin embargo, esta pérdida de la visión debido a cataratas puede revertirse mediante cirugía, la pérdida de la visión debido al glaucoma es, hasta ahora, irreversible.

Según el doctor Enrique Chipont, Director Médico de la clínica Oftálica en Alicante, “las personas con glaucoma generalmente no presentan un mayor riesgo de desarrollar cataratas. Existen excepciones, como aquellas personas que tienen glaucoma debido a causas secundarias como inflamación del ojo, traumatismo ocular o esteroides. También corren un mayor riesgo quienes padecen afecciones del desarrollo, como rubéola congénita, las cuales pueden provocar glaucoma, cataratas o, en ocasiones, ambos”. Las dos afecciones oculares son también más frecuentes con la edad, razón por la cual muchas personas que tienen una enfermedad podrían desarrollar la otra.

La cirugía de cataratas se realiza cuando la visión de una persona se ha reducido hasta el punto que esto interfiere con sus tareas diarias habituales, por la disminución de cantidad o de calidad de la visión. En la mayoría de los casos de cirugía de catarata, el cristalino opaco es extraído y reemplazado con una lente transparente, mediante el implante de una lente intraocular (LIO).

¿Se pueden realizar las cirugías de cataratas y glaucoma a la vez?

La cirugía de catarata puede causar un cambio en la presión del ojo. Hoy en día está aceptado que el incremento del espesor del cristalino que se produce a medida que avanza la catarata puede provocar una disminución del espacio en la cámara anterior del ojo y, de ahí, que se origine un glaucoma.

Al extraer el cristalino en la operación de cataratas se desarrolla un nuevo espacio que,  aproximadamente en un 60 % de los casos permite que se normalice la presión intraocular, haciendo que, no sea necesario llegar a operar el glaucoma.

El doctor Enrique Chipont, aconseja que “en los pacientes que sufren cataratas y glaucoma, por lo general primero recomendamos la operación de cataratas para, a continuación, estudiar de nuevo el progreso de la presión ocular. Si esta se reduce, ahorramos al paciente tenerse que someter a otra operación, la de glaucoma, que presenta un índice de riesgo mayor que la de cataratas”.

La cirugía

El proceso de retirar la catarata se denomina extracción del cristalino, y se puede realizar por técnica de facoemulsificación o por técnica extracapsular. Se implanta el lente intraocular sobre la  superficie propia de ojo que se llama la capsula posterior. En algunos pacientes con el paso del tiempo esta cápsula puede volverse opaca y disminuir la calidad de la visión. Por lo tanto, se puede realizar el procedimiento láser, llamado capsulotomía, el cual elimina la cápsula y reestablece la calidad de la visión sin requerir cortes en el ojo.

Las personas que tengan alguno de estos dos problemas deberían hablar con su oftalmólogo sobre las opciones posibles de tratamiento, como otros medicamentos, tratamiento láser o cirugía.

Comentarios:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe las últimas novedades y noticias de la revista internacional Impuls PLUS, así como ofertas y promociones de nuestros clientes

Solicitado control OJD Interactiva