gratitud

Mostrar gratitud


Mostrar gratitud es mucho más que dar las gracias, es una emoción positiva que ayuda a relativizar problemas, crea lazos de compromiso y aumenta la motivación.

La gratitud es una emoción que consiste en que nos sentimos satisfechos con lo que nos dan, ya sea otra persona o el mundo en general.

Es una emoción muy positiva, que nos hace sentirnos felices y que es incompatible con sentirnos desgraciados y víctimas, y cierra la puerta a las emociones negativas como la ira, el resentimiento, tristeza o la rabia. Y, sin embargo, abre la puerta a la alegría, a la tolerancia y a la generosidad.

Muchas personas no agradecen nada porque creen que se lo merecen todo. Otras tienen una serie de creencias que les limitan a la hora de mostrar su gratitud, creencias como pensar que la gente hace las cosas por su propio interés o esperando un favor. Estas creencias, ¿para qué nos sirven, si no nos hacen sentirnos bien ni tampoco nos sitúan en un mundo feliz, sino todo lo contrario?

Muchas veces me encuentro con jefes que no agradecen a sus subordinados la realización de una tarea porque lo consideran parte de sus obligaciones y su sueldo, y con ello solo consiguen que estos pierdan su motivación y compromiso.

¿Quién no se siente bien cuando hacemos un mínimo gesto a alguien que nos lo agradece con cariño y de corazón? El agradecimiento genera lazos entre la gente, buenas relaciones, nos hace ser simpáticos y caer bien.

La gratitud hace que te fijes en lo positivo, te ayuda a relativizar los problemas, a aprender de ellos y a salir de las dificultades y crisis en las que te encuentres. Muchos piensan que el agradecimiento es decir “gracias”, pero no es así. Si bien es una de las expresiones del mismo, en realidad es decir “gracias”, no solo con la palabra, también con una mirada,  con una sonrisa, con una caricia, con todo tu cuerpo. No como un gesto mecánico.

Tampoco mostrar gratitud es fingir o engañarnos a nosotros mismos, cuando algo no nos gusta, no tenemos que mostrar gratitud. Simplemente es apreciar el esfuerzo, lo que hacen por nosotros, los momentos que nos ofrecen. Es buscar lo positivo a tu alrededor.

¿Cómo serían nuestras relaciones y el mundo si todos mostrásemos gratitud, si todos valorásemos lo que nos dan?

Desde El blog de Ava, te animamos a que practiques la gratitud. Empieza hoy mismo.

Haz tu lista cada noche de al menos tres cosas buenas que te hayan pasado cada día y que quieras agradecer, seguro que las encuentras. Y cada mañana agradece que hayas despertado, que tengas un día por delante en el que pueden suceder cosas maravillosas. Y agradece al camarero el café de la mañana, y a tu equipo que hacen las cosas lo mejor que pueden y a tus padres que se preocupan por ti, y a tus hijos que te quieren… ¡¡¡Hay tanto que agradecer!!!

Victoria Gimeno. Directora Relaciones Institucionales. IE Business School


¿Te gusta? ¡Comparte con tus amigos!

¿Cuál es tu reacción?

Aburrido Aburrido
0
Aburrido
Recomendado Recomendado
0
Recomendado
Importante Importante
0
Importante
No me gusta No me gusta
0
No me gusta
Me gusta Me gusta
0
Me gusta
Guay Guay
1
Guay
Interesante Interesante
0
Interesante

0 Comentarios

Moderación manual. Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend