in ,

OZ gastroclub, “not only just for fun”

Canción sugerida mientras lees este artículo: “The Jazz Life” de Monkey House y Manhattan Transfer

Es sorprendente cómo en Alicante lo que se denomina “Zona del Pau 5” se ha llenado de locales de restauración y ocio. Varias son las razones para que muchos restauradores hayan elegido esta zona. La proximidad a la playa de San Juan, amplias avenidas a las que recaen los locales, casi todas con bulevares centrales, la facilidad de aparcamiento y amplias aceras que permiten ubicar terrazas.

En la actualidad, estoy realizando una clasificación de restaurantes de Alicante a mi manera. Nada usual con las clasificaciones que suelen verse en las guías gastronómicas. A casi todos los restaurantes que se han situado en esta zona los clasificaría en un apartado que denomino “Just for fun”, es decir, sólo para divertirse. Casi todos son de cartas similares, platos de moda, precios asequibles, y casi todos se completan con una oferta en coctelería y música de DJ. Entre ellos, uno destaca por encima de todos. Uno que debería salir de esta clasificación porque, teniendo características similares, aquí sí que cuidan la oferta gastronómica. Se merece que incorpore una nueva clasificación a mi lista “Not only just for fun”. Su nombre es OZ gastroclub.

¿Qué hace diferente a OZ gastroclub?

Para empezar, el dueño del local, Jami. Un profesional con muchos años en la hostelería, que sabe lo que se hace. Un gran gourmet. De los que viaja -y mucho- para conocer restaurantes (no hay rincón que desconozca del País Vasco).

Para seguir, un local espectacular con una terraza de las que enamoran. La barra, abierta a la terraza, también da servicio al interior del local. En el interior, una decoración moderna presidida por un árbol y un escenario para actuaciones. Un equipo muy profesional y atento en sala. En la cocina, las manos expertas de Fernando, uruguayo, pero con muchos años de oficio en España.

Lo que cocinan también es diferente. Para casi todas las elaboraciones en caliente utilizan el horno Josper, que permite cocinar a la leña, pero que necesita de un gran conocimiento técnico que, sin duda, poseen. Esta técnica y la utilización de una harina de especial encargo les permite exhibir una carta que, a excepción de unos canelones, es toda apta para celíacos. Además, han sido auditados para ello. ¡Un gran valor añadido!

En la mesa, todo un detalle, tres botellas de aceite Marqués de Griñón de variedades cornicabra, arbequina y coupage de arbequina y picual.

Si en muchos restaurantes las cartas son más bien un listado, aquí la carta es muy clara y estructurada en ensaladas, entrantes fríos, entrantes calientes, freiduría, cocas, arroces, pastas, principales y postres. Y otro detalle que veo por primera vez: cada plato tiene la sugerencia de un vino. Es la referencia al cuidado de Jami que tiene por los vinos.

Experiencia gastronómica en OZ gastroclub

Muchos de los platos que he pedido degustar son platos de mi memoria y que por muchas razones me traen buenos recuerdos.

De los entrantes fríos elijo la Ensaladilla rusa, aunque en algunos negocios ya empiezan a cambiarle el nombre. He probado muchas. Si la hay, siempre la pido. La patata está cortada en pequeños dados. Es como yo la preparo, aunque en Alicante prefieren la patata más machacada. Muy rica.

De los entrantes calientes recomiendo probar las “Alcachofas confitadas y asadas”, rellenas con jamón ibérico y foie, uno de los platos estrella. Al confitarlas en vacío permite tenerlas durante todo el año, aunque yo sólo las tendría en temporada, que ahora, en junio y en el Mediterráneo, lo es.

Las freidurías tienen dos componentes en los que hay que fijarse: el relleno y el rebozo -y de este último, su grado de crujiente. Y según sea la elaboración, el tipo de rebozo (o con harina o con pan rallado). Elijo los “Lomitos de merluza de pincho en tempura”, acompañados de una salsa tártara. El crujiente de la tempura, perfecto y que la merluza sea de pincho ya dice de su calidad.

Las “Croquetas de la abuela hechas en casa”: el relleno muy cremoso, ligero, de sabor intenso. Yo les quitaría lo de “hechas en casa”, que se entiende. También las tienen de arroz negro, espinaca y gambas, lo cual para mí es una combinación complicada.

“Cocas”. Aunque más específicas de la zona de la Marina Alta, las cocas son nuestro equivalente a las pizzas italianas, incluso diría yo que mejores. De las cuatro en carta Jami nos elige la “Coca al Josper de espinacas con anchoas Matías López”. De masa crujiente, apta para veganos. Con burrata, cebolla, pimientos del piquillo y la anchoa del Cantábrico que comercializa Matías en Murcia. Recomiendo probarla, y es de agradecer que su denominación y forma (ovalada) no sea la de una pizza.

“Arroz”. A pesar de uruguayo Fernando, en los arroces, se licencia con nota alta. Son los años de ejercicio de la profesión en España. Probamos el “Arroz OZ”. Lo de OZ del nombre le viene por la terminación de la palabra arrOZ. O sea que se la juegan. Es de atún rojo Balfegó, gambas, zamburiñas y mejillones. Yo simplificaría algo los componentes, sobre todo descartaría los que vienen de aguas no mediterráneas, que para eso es un arrOZ. Al margen de esto, de capa fina de arroz, muy bien de punto, algo meloso y con un acabado final en horno que seca la superficie. Los otros ingredientes de gran calidad que da la marca Balfegó y la gamba roja, éstos, sí mediterráneos. Quedo emplazado para probar el sugerente “Arroz de pluma ibérica de cerdo COVAP (empresa productora) del Valle de Pedroches” aunque también probaría el “Arroz al horno” para entender por qué, de los embutidos que contiene, el chorizo, es asturiano y no una longaniza roja de Pinoso, por ejemplo.

Normalmente, suelo terminar una comida, excepto el postre, con un arroz. Pero la carta de platos principales es muy sugerente y más si se cocinan al Josper, es decir, con matices ahumados de leña. Por tanto, aunque pudiera haber sido una corvina, un rodaballo o un pescado de lonja, de los que Jami conoce cómo se cocinan en el País Vasco a la leña, también las carnes, el que más me atrae por su nombre es el Entrecôte de vaca extra Txogitxu” que se acompaña de guarnición de patatas y verduras asadas. Txogitxu es la empresa distribuidora de la carne de las mejores vacas, tanto gallegas como centroeuropeas. Los carnívoros quedarán apasionados.

Aunque la carta de postres es golosa, prefiero rematar el vino, que todavía tengo, con una “Tabla de quesos” con variedades zamorano añejo en manteca, Stilton inglés, Comté 32 m, oveja manchego, Gouda 26 m y Parmigiano 24 m (el número son los meses de maduración).  ¿Por qué, en carta, no sugerir un vino dulce con postres?

La carta digital de vinos, como suponía, es muy completa y extensa. Está clasificada por maridaje, tipo de vino (tinto, blanco, espumoso y de postre), región, país (España, Francia, Estados Unidos, Argentina, Hungría), uva (hasta 41 variedades), bodega, añada y precio. Más no se puede pedir. Sólo por esta carta ya merece una visita. Y también los hay por copas.

OZ gastroclub es un gran descubrimiento y, sin duda, ya un referente gastronómico, no sólo en la zona del Pau 5, sino en Alicante.  Ahora que ya están aquí las noches de verano, es una terraza que difícilmente se olvidará.

Antonio Marqueríe Tamayo. Crítico gastronómico

Avda. Artista Remigio Soler López, 4
03540 Alicante
+34 865 529 644

Deja una respuesta

Moderación manual. Tu dirección de correo electrónico no será publicada.