in ,

¿Sabes diferenciar entre jarabes para la tos e infecciones propias del invierno?

Con la llegada de las bajas temperaturas, no necesariamente el invierno, aparece un acompañante habitual para muchas personas, la tos. Este incómodo proceso es en realidad un mecanismo de defensa del organismo frente a los agentes externos y sirve para despejar las vías respiratorias.

Con la expectoración lo que se intenta es expulsar hacia el exterior esas partículas de polvo y cuerpos extraños que dificultan la respiración. La tos puede ser voluntaria e involuntaria. Para que se produzca la glotis se contrae hasta que se cierra acumulando aire en los pulmones. Todo este proceso de presión contrae el diafragma, obliga a la apertura de la glotis y con ella la expulsión de ese aire, que en ocasiones va con flemas o incluso con sangre y vómitos.

diferencias entre jarabes para la tos e infecciones propias del invierno
diferencias entre jarabes para la tos e infecciones propias del invierno

¿Por qué se produce la tos?

Las causas de la expectoración hay que buscarla en motivos de inflamación, estímulos ambientales, cambios de temperatura o tabaquismo.

Si la tos aparece por procesos de inflamación ésta es producida por enfermedades comunes del invierno y las bajas temperaturas: el resfriado común, la gripe, bronquitis o patologías como el asma.

Los cambios bruscos de temperatura también inducen episodios de tos, de ahí que haya que protegerse bien frente a situaciones tan comunes como la calidez de los espacios interiores otorgada por los sistemas de calefacción y el frío de los ambientes exteriores.

La tos por estímulos ambientales es la que está producida por el polvo y los ácaros, que suele ser consecuencia de alergias permanentes o estacionales, pero también por la exposición a zonas contaminadas.

Un último motivo que causa expectoración y es altamente peligroso para la salud es el tabaquismo, incluyendo en este grupo a los fumadores pasivos. De hecho, la tos puede convertirse en crónica y ser síntoma indicativo de enfermedades más graves, como los cánceres de pulmón, de boca, de laringe y de garganta, entre otros.

¿Cuáles son los tipos de tos más comunes?

Existen diferentes criterios para clasificar la tos. El primero es hablar de tos productiva e improductiva. La primera es la que afecta al paciente incorporando algún tipo de mucosidad y en ella se tiene en cuenta igualmente el color del moco, porque eso aporta información médica.

La tos con flemas produce expectoración de esputos, que son secreciones procedentes de las vías respiratorias con mucosidades. Aquí se habla de tos blanca, espumosa, amarilla, verde, marrón, con sangre o rosa. Su gravedad varía en función del tipo de mucosidad que se expulsa. De ahí que sea conveniente tomar una muestra de ellas para analizarlas e iniciar tratamientos que hagan frente a estos procesos.

Desde el Blog Tu Equilibrio y Bienestar nos muestran en un completo artículo las ventajas de usar un buen jarabe para la tos con flemas. Su uso tiene como objetivo reducir los procesos de expectoración y limpiar las vías respiratorias, para facilitar el día a día de las personas con tos. Además, presenta un gran análisis realizado por profesionales sanitarios sobre los tipos de toses que existen y el mejor tratamiento para cada una de ellas.

La productiva es la tos con flemas, pero si hablamos de tos improductiva es porque nos referimos a expectoración sin mucosidad. En esos casos se puede tratar de tos seca y tos aguda. La primera genera irritación, picores y dolor en la garganta.

Por su parte, la tos aguda es un síntoma propio de los resfriados y los procesos gripales, también en alergias, episodios de sinusitis, bronquitis o neumonías. Si todo va bien, si el mecanismo de defensa del organismo funciona, la tos tiende a desaparecer en cuestión de unas semanas. Si supera el mes se comienza a hablar de tos crónica, que está muy asociada al consumo de tabaco, la sinusitis crónica o los reflujos gastroesofágicos.

Un último apunte interesante sobre los tipos de expectoración es la tos ferina, que se caracteriza por ataques muy violentos. Es muy contagiosa y es especialmente peligrosa en los bebés de menos de seis meses. Para evitarla, las embarazadas se someten a un estricto calendario de vacunación en el tercer trimestre de gestación.

¿Cómo actuar frente a la tos? ¿Se puede prevenir?

Como hemos dicho anteriormente, la tos es un proceso natural al que no hay que tenerle temor, solo mantenerla controlada cuando se genera en exceso. Si es de carácter leve o puntual, se pueden tomar infusiones, caramelos de miel o hierbas e ingerir líquidos que alivien la incomodidad.

En esos casos, si además es expectoración mucosa, una opción interesante es acudir a productos que presentes en sus ingredientes hiedra. También en Tu Equilibrio y Bienestar nos muestran sus propiedades.

La hiedra, Hedera helix, por su nombre científico, está especialmente indicada para tratar catarros agudos que vienen acompañados de tos, además de otras afecciones como algunas enfermedades bronquiales.

Esta planta cuenta con varios principios activos en sus saponinas. Concretamente son tres: la hederagenina, la α-hederina y el hederacósido C, que actúan sobre las vías respiratorias para facilitar el tránsito de aire despejándolas de sustancias exógenas.

El uso de medicamentos está muy ligado a la intensidad de la expectoración y la edad de la persona que la sufre. Además, cuando el proceso es grave hay que acudir a consulta médica para que sea recetada la mejor solución posible: antitusivos, mucolíticos y en algunos casos antibióticos.

Sara Domínguez

Deja una respuesta

Moderación manual. Tu dirección de correo electrónico no será publicada.