Gastronomía

Orobianco abraza el firmamento al conseguir su primer Sol Repsol

2024-03-05 963 Vistas

- La distinción de la guía nacional se suma a la Estrella Michelin, obtenida a finales del año pasado, e impulsa al restaurante a lo más alto de la gastronomía.

- Andrea Drago, jefe de cocina bajo la dirección de Paolo Casagrande, ha recogido el galardón en la gala de este lunes, celebrada en Cartagena (Región de Murcia).

- Nos encontramos ante una propuesta de alta cocina italiana, con fuerte impronta mediterránea, ubicada en lo alto de las colinas de Calpe (Comunidad Valenciana).

Andrea Drago y Paolo Casagrande con el Sol Repsol 2024. Fuente: Sofía Moro y Alfredo Cáliz

Orobianco se ha hecho con el sistema solar de la gastronomía en muy poco tiempo. Si a finales del año pasado el restaurante de Calpe se alzaba con su primera Estrella Michelin, en esta ocasión asciende al firmamento diurno, puesto que la Guía Repsol lo ha condecorado con su primer Sol. Tras la etapa iniciada en 2023 por el chef italiano Paolo Casagrande, el establecimiento no deja de impulsarse hacia lo más alto de la gastronomía. Así que Andrea Drago, jefe de cocina, ha sido el encargado de recoger el galardón entregado durante la gala de la Guía Repsol 2024 que, este lunes, se ha celebrado en el Auditorio El Batel de Cartagena (Región de Murcia).

A Orobianco se le ha reconocido por su trayectoria y su labor, posicionándose como uno de los mayores referentes de la alta cocina italiana que se practica a este lado del Mediterráneo, más concretamente en el entorno de la Comunidad Valenciana, donde la despensa es inmensa.

“Es un premio que viene a poner aún más luz en este gran proyecto, ya que en poco más de un año hemos conseguido mucho más de lo que podíamos imaginar, gracias a un fantástico equipo, joven pero muy experimentado, y a un espacio singular y privilegiado en lo alto de Calpe.” (Paolo Casagrande) 

Con este reparto de Soles, la Guía Repsol vuelve a posar su mirada en la Comunidad Valenciana. Además de Orobianco, otros cinco restaurantes se estrenan con un Sol: La Farola (Altura), Flama (Valencia), Origen-Gastronomía Sostenible (Carcaixent), La Masía de Chencho (Elche) y Cisoria (Villena). Mientras que, con 2 Soles Guía Repsol, está Atalaya, en Alcossebre. Para así culminar con la nueva 3 Soles, Begoña Rodrigo (La Salita). Con estas incorporaciones, la Comunidad Valenciana suma 60 restaurantes galardonados: 40 con un Sol, 15 dos Soles y 5 tres Soles. Esto evidencia el elevado nivel de la zona, pero también todo lo que todavía está por llegar.

“Estamos muy agradecidos a Repsol por reconocer nuestro esfuerzo, porque nos llena de orgullo y nos da fuerzas para seguir adelante.” (Andrea Drago y Nicolò Mantovani, el sous-chef)

El cielo, la estrella y el sol

Andrea Drago y Paolo Casagrande

Ahora que Orobianco toca el cielo con los dedos, es momento de echar la vista atrás. El restaurante desplegó sus puertas en 2015 y, tras una etapa de reflexión iniciada en 2022, cuando el espacio cerró sus puertas con motivo de la actualización de sus instalaciones y la renovación de la oferta culinaria, Orobianco regresó de manera reforzada. Y esta vez, lo hizo de la mano del chef Paolo Casagrande, quien continuó apostando por la excelencia culinaria, el respeto a la despensa mediterránea y el espíritu italiano.

Callos vegetales

Así es como el espacio volvió a brillar, logrando la Estrella a finales del año pasado y “consiguiendo un sueño, que no esperábamos alcanzar tan pronto”, según destacó en su día el equipo de Orobianco. Porque dos mujeres más componen la alineación principal: Inês Correia, a cargo de la sala, e Inna Skriabina, en la gestión y propiedad del espacio. El palmarés que ya tenían se completa con uno de los astros más poderosos: el Sol Repsol, que representa a “aquellos establecimientos que recomendarías a un amigo y al que ya estás pensando en volver un montón de veces”, tal y como lo especifica la guía. También se tiene en cuenta “la calidad del producto”, “la oferta coherente” y “el servicio atento”.

Ravioli de parpatana de atún

Sin duda, Orobianco es un restaurante singular, y ahí tiene que ver su fuerte impronta italiana, pero también sus altos estándares de exigencia en la cocina y el servicio. Desde hace un tiempo, solo ofrece tres opciones de menú: el Menú 4 Pasos (disponible en días laborales, y solo a mediodía), el Menú Orobianco y el Menú Degustación. Todos ellos se abastecen de la despensa mediterránea, dada la ubicación del establecimiento, en lo alto de las colinas de Calpe -motivo por el que despliegan un concepto informal en la azotea durante los meses de verano-. Con un recetario único y de calidad, la vista se funde en el horizonte y el paladar, en la otra orilla. Una orilla que ni Paolo ni Andrea pierden de vista.

Equipo de Orobianco

Sus orígenes son los que son, a fin de cuentas. Conocido como “el cocinero de las emociones”, Paolo Casagrande es originario de la región norteña del Véneto, aunque gran parte de su formación ha acontecido en España de la mano de Martín Berasategui. De hecho, está instalado en Barcelona desde 2012, donde dirige el restaurante Lasarte, con tres Estrellas Michelin. En el caso de Calpe, ha confiado la cocina en Andrea Drago, procedente del Lago de Como, quien se incorporó al Lasarte barcelonés en 2013 y conoce a la perfección todos sus platos. Esto habla de la inmensa confianza que existe entre ambos y que les ha llevado a conquistar nuevos horizontes, e incluso firmamentos.

De un tiempo a esta parte, en Orobianco se ven mejor el sol y las estrellas. Se practica una gastronomía de altura, en todos los sentidos. Y aunque ahora están más cerca del cielo que del suelo, tienen muy claro que el próximo firmamento siempre está por llegar.

Urb. Colina del Sol, 49-A 03710 Calpe +34 966 806 661, https://www.orobianco.es/